abril 23, 2016

Grande Máxima

Máxima Acuña, comunera de Cajamarca, ha recibido el premio Goldman (considerado el "Nobel Verde"), en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos. A más del aprecio de la comunidad, éste es el galardón más importante a nivel mundial por la lucha defendiendo la tierra.
Doña Máxima recibió el premio cantando su copla:
Yo soy una jalqueñita
que vivo en las cordilleras
pasteyando mis ovejas
en neblina y aguacero.

Cuando mi perro ladraba
la policía llegaba.
Mis chocitas lo quemaron,
mis cositas lo llevaron.

Comidita no comía,
solo agüita yo tomaba.
Camita yo no tenía,
con pajitas me abrigaba.

Por defender mis lagunas,
la vida quisieron quitarme.
Ingenieros, “Seguritas”,
me robaron mis ovejas,
caldo e cabeza tomaron,
en el campamento de Conga.

Si con esto, adiós, adiós,
hermosísimo laurel,
tú te quedas en tu casa,
yo me voy a padecer.
"Por eso yo defiendo la tierra, defiendo el agua, porque eso es vida. Yo no tengo miedo al poder de las empresas, seguiré luchando. Y los compañeros que murieron en Celendín y en Bambamarca, y por todos que estamos en lucha en Cajamarca".

Lecturas

Andamos animándonos a leer, a seguir andando, sin rendirnos.
Más todavía ahora y siempre.
Muchas veces nuestro compañero Alfredo nos anima diciendo: “El libro no necesita pilas ni electricidad, puede funcionar en cualquier lugar”. Y claro que tiene razón: nosotros podemos llevar ese ánimo de hacer mejor las cosas a cualquier lugar.
Es como una herramienta que nos guía cada día, en donde quiera que estemos: “La lectura es un acto de libertad –nos dice– y el peso del libro depende de nuestra propia carga”.
“Cuando uno vuelve a leer un libro, uno vuelve a ser el libro: el libro vuelve a escribirse dentro de uno”. Así nos insiste Alfredo, y eso nos hace pensar que el libro tiene miles de vidas que cada uno puede hacer nacer.
Gracias, por estos libros y por esa pasión comunitaria por la lectura.
Así se entiende mejor aquello de “¡Cuánto tenemos que saber para comprender qué poco sabemos!”.
Esto nos anima a seguir leyendo y aprendiendo cada día, ya que el camino es más bonito cuando lo recorremos juntos.

Concierto

Un concierto por los 45 años de nuestra Red de Bibliotecas Rurales se llevará a cabo el sábado 30 de abril, en St John's Church, Lansdowne Crescent, Notting Hill, a las 7: 30 pm.
Se presentará la producción William Walton's Facade, una colaboración entre músicos y actores, con la poesía de Edith Sitwell recitada y puesta en escena con el excelente acompañamiento instrumental de Walton.
También será presentada 'Strange Joy', por Edward Nesbit.
La noche también verá el estreno de 'Divertimento', de Samuel Wilson, compuesta especialmente para este evento.
Los intérpretes son estudiantes de la Escuela Guildhall de Música y Teatro, y el concierto será conducido por Matthew Hardy.
¡Cuánto despliegue solidario!
Nuestra presencia comunera ahí también, con Helen Heery y su equipo.

Daniel acompañando

Daniel Canosa, en Argentina, anima y acompaña a nuestra Red con sus generosos decires.
Hace poco nos compartió una nota en su “Libros vivientes”:
Y una nota aparecida en El Orejiverde con su saludo por nuestro aniversario:
“Una alegría seguir sabiendo de sus andares y poder compartirlos”, dice Daniel.
Extendemos este abrazo.

abril 19, 2016

Día internacional de la actividad…

Hace unos días se celebró el “Día internacional de la actividad física”.
Las Instituciones Educativas del país –que participan del Programa de Fortalecimiento de la Educación Física– organizaron diversas actividades con la participación de los estudiantes y padres de familia, quienes acudieron a este llamado.
Es bueno ver a papás y mamás involucrados en el desarrollo de sus hijos; conmueve de veras y algunos de nosotros, como docentes, nos animamos también a ejercitarnos un poco porque sabemos que es bueno para la salud de todos.
Me pregunto si existirá también un día destinado a la actividad mental, al ejercicio de leer, por ejemplo; pues si bien es cierto que la lectura debe realizarse todos los días, a falta de este valioso hábito podríamos organizar una fiesta donde todos leamos: profesores, estudiantes y padres de familia… para ejercitar nuestra mente y nuestra criticidad.
¡Hacer con la lectura una fiesta grande!

Un saludo de aniversario

¡Felicitaciones a todos por el trabajo fantástico que seguirán haciendo, llevando la alegría de la lectura a las comunidades en los Andes!
De toda la familia de Heery en el Lake District.
Helen

Tinku

El jueves 31 de marzo, con motivo de la celebración de nuestros 45 años con los libros en la tierra, tuvimos un Tinku en el que se presentaron nuestras nuevas publicaciones: El Ñaupa 2 y Los 4 puquios.
La preparación nos llevó varias horas durante algunos días, y es que siempre nos exigimos en la organización de cada una de estas actividades por la consideración, el aprecio y el respeto a nuestros invitados.
No es la primera vez que organizamos un Tinku, no es la primera vez que presentamos un libro, no es la primera vez que recibimos invitados en nuestra casa, pero cada vez es diferente y cada libro nuevo a presentar nos merece la misma atención que los demás, el mismo entusiasmo, el mismo afecto y una dosis de susto porque queremos hacer las cosas cada vez mejor y eso implica mucha responsabilidad.
Es que queremos a cada libro como recién nacido, tanto como a los libros veteranos que ya forman parte de esta familia.

SER libros compartidos

Hace unas semanas recibimos la grata noticia –de parte de los directivos de los Servicios Educativos Rurales en Cajamarca– de una donación de libros y folletos.
Estamos reconocidos por esta consideración.
El material bibliográfico ya ha sido seleccionado y acondicionados aquellos que entrarán a nutrir el servicio de lectura de nuestras Bibliotecas Rurales.
Va nuestra sincera gratitud a los compañeros del SER por su solidaridad con nuestros andares.

abril 15, 2016

Puquio = fuente de vida

Quienes hemos tenido la suerte de disfrutar del agua que mana de los puquios, sabemos de lo dulce y agradable que puede ser; te refresca y te permite deleitarte con los sabores de la tierra de donde nace.
Debe ser por eso que, como campesinos, celebramos desde el primer momento la propuesta de la colección “Los cuatro puquios” como material bibliográfico a ser producido por la Red de Bibliotecas Rurales.
Estos puquios ya empezaron a saciar la sed de muchos: nacieron hace algunos días y se presentaron junto con El Ñaupa Nº 2, como parte de la celebración de los 45 años de nuestra Red; ahora se preparan para unirse a los puquios de las comunidades, para ser fuente de conocimiento en leyes, tradiciones y cultura, citas bíblicas, frases importantes e históricas. Nuevos materiales de lectura que desde su sencillez serán causantes de grandes encuentros.
Felicitaciones Alfredo por concebir esta propuesta y nuestro reconocimiento a Helen Heery por su apoyo para poder publicarla.

Nuestra casa…

La casa de Bibliotecas Rurales es una muestra de trabajo comunitario: se construyó y se mantiene con el apoyo de todos los que conforman esta familia, de voluntarios y de amigos.
Y como es la casa de todos, todos nos preocupamos por arreglarla y ponerla bonita para hacerla más acogedora. Esta vez nos aprestamos a reorganizar nuestro comedor y a remodelar el centro de canje.
En esos esfuerzos también andamos.

Sentir la tierra

Aunque la gente desde siempre se movía con sus propios pies, nuestra manera de desplazamiento –con los siglos y por la creciente ampliación de la infraestructura– ha cambiado tanto en Europa como en otras partes del mundo: caminar cada vez ha sido cada vez menos necesario y por eso ahora –si es que caminamos– se ha reducido a una mera actividad recreativa. Con eso se perdió poco a poco una posibilidad esencial de conexión, precisamente, con la tierra, en todo el sentido de la palabra.
Estoy profundamente convencida que este movimiento fundamental del andar, esta sensación de la tierra bajo nuestros pies, este “ser sostenido” por la tierra, nos hace falta para un desarrollo sano, si es que no lo vivimos.
No aprendemos sobre distancias reales, no sabemos de huesos cansados o una mente vacía, ni experimentamos caminos accidentados o el contacto profundo con la naturaleza cuando nos rodean bosques altos, panoramas amplios, animales silvestres o altas montañas. Ya no reducimos nuestro equipaje porque es transportado por otros; no nos sentimos humildes frente a la grandeza natural porque no hay un encuentro personal con la naturaleza; no nos sentimos exhaustos porque no somos exigidos. Todo es rápido, supuestamente eficiente y muy cómodo. Con otras palabras: Muchas veces perdemos las relaciones y ya no nos sentimos como una pequeña parte del todo, sino como algo separado, como alguien muy grande (e importante), porque sabemos cortar caminos, engañar a lo demás y a nosotros mismos... Pero caminar nos enlaza con la tierra, y con este enlace estamos menos propicios de perder de vista las reales grandezas.
Y es mucho más lo que la naturaleza tiene para enseñarnos.
Eso lo han sabido y vivido ustedes desde siempre en Bibliotecas Rurales. Desde hace 45 años –y también mucho antes– andan por estos caminos que son sobre todo eso: duraderos y vinculantes. Ustedes cargan libros de caserío en caserío.
Sabiduría ancestral, conocimiento prestigioso y cuentos propios son llevados a través de los tiempos hasta ahí donde pueden echar raíces: a las comunidades más lejanas. Ustedes ponen un pie delante del otro sin preocuparse de los retos que les esperan en los caminos y sin pensar en las molestias que les pueden esperar.
Sin este caminar consciente no habría Bibliotecas. Ustedes escogen sus pasos con cuidado: Son familiarizados con las voces de la naturaleza, porque los rodean, porque están siempre en contacto con ella. Ustedes leen la naturaleza, la recorren, caminan día tras día bajo la lluvia, el sol, las tormentas. Son sus compañeros naturales y los aceptan. Como parte de su camino ya se han hecho parte de ustedes. Eso se siente en su trabajo, al leer sus libros y escuchar sus cuentos: ¡Ustedes sienten la tierra, y quien la siente está vivo!
Muchas felicitaciones por su 45 aniversario y mi gran agradecimiento por su formidable e impresionante trabajo que sigue fluyendo, creciendo e insprirando.
De su lado, aunque sea de lejos, y con un cordial abrazo
Kyra Grewe