noviembre 16, 2016

El día del Aquí estamos

El cronista mestizo Garcilaso de la Vega cuenta que cuando Francisco Pizarro y el cura Valverde le pidieron al inca Atahualpa que se sometiese, “Se entristeció (porque le pedían…) cosas tan ásperas, y dio un gemido: "¡Atac!", que quiere decir, "¡Ay, dolor", y con esto dio a entender la gran pena que había sentido”.
No era para menos: aquel afligido sentir anticipó la masacre que se desataría pocos minutos después.
Diez mil nuestros, incluidos niños, fueron asesinados en el atardecer del 16 de noviembre de 1532. ¿En qué escuela, universidad o entidad pública se hace un solo minuto de silencio, hoy día, por ellos?
Nosotros, a pesar de los pesares, “Aquí estamos”, y desde esa permanencia honramos a nuestros abuelos y celebramos el no haber sucumbido nunca.
No caemos en los desinformados remilgos que andan proclamando “el encuentro” de dos mundos, “donde todo empezó”, “día de la raza” y otras ñoñeces por el estilo.
Porque la conquista no ha terminado este pesar ha seguido.

Noche de sol

El año pasado Antonio Basanta llevó a cabo una exposición soldaria basada en la colección Basanta-Martín de más de tres mil figuras, que significan más de doscientos conjuntos de nacimientos, con el nombre de “Noche de luz”.
Para este año, Antonio y los suyos, con el apoyo de nuestro compañero Kepa Osoro, vuelven a la carga solidaria con una exposición renovada: "Noche de sol".
La muestra tendrá lugar en la Casa del Lector, en Madrid, España, y permanecerá abierta entre el 18 de noviembre y el 8 de enero.
Se presentará también un corto de la película "Libros y nubes" y publicaciones de nuestra Red, así como grandes paneles informativos en los que se explicará vuestro proyecto en los que han venido trabajando con una dedicación que sólo puede impulsar ese extraordinario animo fraterno.
Desde aquí nuestras felicitaciones y la gratitud unida para Antonio y todos quienes le acompañan en este impulso.

Nos recuerda el Ñaupa…

El Programa Comunitario para el acompañamiento de niños con capacidades proyectables es concebido como un programa de Rehabilitación Basada en la Comunidad.
Quiere decir que no contamos con un local para la atención de estos niños, ni con personal en planilla ni con aparatos o infraestructura costosa para la rehabilitación.
Los coordinadores voluntarios son impulsores o multiplicadores de nuestra propuesta; la responsabilidad de la terapia, rehabilitación, integración, inclusión y mejoría de los Juanitos –como llamamos con cariño a los niños con discapacidad– queda siempre en mano de la familia y de la comunidad.
La tarea principal de nuestros coordinadores es visitar a los Juanitos en sus casas, definir –junto con la familia– los pasos a seguir y enseñar a los familiares los ejercicios para que los niños puedan encontrar una mejoría de su situación.
Al principio, este proceso va lento y es muy duro, ya que las familias esperan que nuestros coordinadores –como en todos los demás establecimientos de salud y rehabilitación– se hagan plenamente cargo de las terapias. Demora un promedio de un año hasta que las familias comprenden y asumen su rol protagónico en este esfuerzo mancomunado.
Mientras tanto, nuestros coordinadores tienen que ingeniarse para demostrar a la familia que sí se puede lograr algo. Uno de los nuevos intentos del Programa Comunitario es colocar un afiche en cada casa con tres tareas muy concretas para la familia para un año.
Para eso, Alfredo Mires –creador de los Ñaupas– nos ayudó con un diseño alhaja e inspirador. Gracias, Alfredo. Estamos seguros que la maravillosa compañía de los Ñaupas ayudará mucho a las familias y niños del Programa Comunitario.

Palomo y Salem

Dos poderosos guardianes se han sumado a la familia en la sede de nuestra Red: Palomo y Salem.
A Palomo lo encontramos malherido y tirado en la calle; tuvimos que llamar al médico para que nos ayudara a curarlo e incluso terminó con un pedazo de cola amputada.
Y Salem migró desde la costa, casi le dio el soroche, pero terminó aclimatándose a los rigores del frío serrano.
Ahora andan haciendo de las suyas en la casa, pero no hay ratón que se asome en kilómetros dada la presencia de estas fieras.
¡Bienvenidos, hermanos!

Sensibilizando

Una de las preocupaciones del Programa Comunitario –para el acompañamiento de niños con capacidades proyectables– de la Red, es promover que los muchachos que sufren alguna discapacidad puedan asistir a las escuelas.
Eso –fundamentalmente– porque creeemos en la necesidad de tener espacios de socialización para estos niños, lugares fuera de la casa donde puedan sentirse también a gusto.
Aunque hace muchos años, y mediante la Ley de Inclusión, la escolaridad de niños y niñas con discapacidad debe de ser garantizada, no siempre las condiciones en las escuelas y colegios para estos niños son favorables.
Hay mucho rechazo, tanto de otros alumnos y padres de familia como de parte de algunos profesores. Para ayudar a achicar esta brecha, los coordinadores del Programa Comunitario realizan actividades de sensibilización en diferentes Instituciones Educativas.
Para acompañar y fortalecer este proceso de capacitación, recientemente –y como edición interna– hemos elaborado un folleto que reúne conceptos y dinámicas sobre esta temática aspirando a promover un mejorar trato a las personas con capacidades proyectables.
Ya está en circulación este material, presto a ser proporcionado cuando nos lo soliciten.

Villancicos con Sarah

Felicitaciones a nuestros amigos de Sarah's Rural Library Fund y un sincero reconocimiento por sus continuos esfuerzos solidarios.
Sarah's Rural Library Fund ha sido elegido como el benefactor del evento "Big Christmas Wind Orchestra y Choir", que tendrá lugar en la ciudad de Londres el 18 de diciembre.
Músicos de todas edades y habilidades se reunirán durante 3 horas para tocar villancicos durante el Mercado de Navidad de Spitalfields en Bishop's Square. Una gran manera de generar el espiritu de navidad y de dar a conocer nuestros esfuerzos.
En el ánimo del canto y el abrazo, estamos y estaremos ahí con ustedes.

En la Feria del Libro “Ricardo Palma”

El señor José Carlos Alvariño, Director de Ferias Nacionales de la Cámara Peruana del Libro, se comunicó con nosotros para invitarnos a participar en la feria del Libro Ricardo Palma.
Nuestro Comité Central de Coordinación aceptó la invitación y autorizó a que nuestros compañeros Alfredo Mires (cofundador y Asesor Ejecutivo de la Red) y Nanci Huamán (Bibliotecaria Rural de la comunidad de Liuchucolpa) viajaran en representación de nuestra organización.
La Feria se llevó a cabo del 21 de octubre al 6 de noviembre, en la ciudad de Lima. Es una de las ferias de libro más antiguas de América que se ha convertido en un valioso espacio para el acercamiento nacional e internacional en el quehacer cultural y bibliográfico.
Aparte del conversatorio sobre nuestra Red de Bibliotecas Rurales, que tuvo lugar por la noche del 28 de octubre, nuestros compañeros participaron en entrevistas y desarrollaron una serie de contactos.
Tanto Nanci como Alfredo han destacado la hospitalidad y el aprecio con que fueron acogidos por parte de los organizadores de la Feria, así como por parte de los queridos amigos con quienes se reencontraron en Lima.

Lectura bajo el sombrero

Hace algunas semanas inauguramos tres bibliotecas rurales en la zona de Celendín: la primera en el sector Bellavista, donde una docente preocupada por las largas horas que muchos niños pasan en las calles sin nada que hacer, o esperando su turno para el refuerzo escolar, decidió que bien podía aprovechar esas circunstancias e incentivar la lectura en los niños. Doña Magalli Limay, bibliotecaria, muy entusiasmada nos contó que tendrá la biblioteca en su casa; ella, además, todas las tardes llevará los libros a la plaza conocida como “El sombrero”, a pocos metros de la escuela, donde realizará círculos de lectura con niños del sector.
La otra biblioteca está ubicada en el sector Rosario Bajo, donde hicimos la inauguración con una ofrenda a la tierra y compartimos unos deliciosos bizcochos y cafecito preparado por la propia bibliotecaria. Doña Consuelo Livaque, dijo que esta es una gran oportunidad para que todos sus vecinos, grandes y chicos, conozcan más de cerca nuestra cultura y se enriquezcan leyendo los libros de la Red.
La Sra. Zoila Castañeda ha sido nombrada como bibliotecaria del sector Huasmín, donde nuevamente nuestros libros empiezan a caminar junto con los comuneros y comuneras de ese sector.
Lynda Sullivan, compañera y voluntaria de la Red, animó a las comunidades y nos acompañamos en todas las gestiones.
A estas decididas compañeras bibliotecarias, les damos la bienvenida.

octubre 31, 2016

Gracias, Ana María

La señora Ana María Soldi Castellano, médico de reconocida amabilidad y dedicación, supo de nosotros a través de Carla Buscaglia, su prima hermana.
Estando delicada y siendo apasionada lectora, Ana María expresó su voluntad de hacernos llegar algunos de sus libros. Ella falleció el 17 febrero del 2015. Sus hijos se aunaron a ese aliento de seguir también viviendo a través de las lecturas.
Sus libros ya están con nosotros y su anhelo ha de verse reflejado en estos leeres comunitarios.
En su memoria: Gracias.

Entre duendes y sombras

Hace algunas noches nuestra casa se llenó de luces, duendes y sombras en la presentación del libro “El duende del laberinto”, de nuestro compañero Alfredo Mires.
Organizado como un Tinku (encuentro), se inició con una tertulia en torno a la obra, con la participación del autor y las intervenciones de los profesores Daniel Sáenz y Marcial Abanto.
El intermedio fue una extraordinaria escenificación de algunos cuentos del libro en teatro de sombras, bajo la dirección de Lupe Sevillano Canals, del Proyecto artístico LuArtica, de España, junto con Rumi y Mara Mires y Rita Mocker, miembros de la Red.
Fue muy grato contar con los aportes de los participantes, gracias a lo cual compartimos al final una abundante y generosa joijona (larga manta extendida en la tierra con los aportes de todos y para todos).
Lupe, además, nos hizo llegar luego este amable comentario:
“Participar en la presentación del "El duende del laberinto" de Alfredo, ha sido una experiencia muy grata. Sus cuentos nos hablan bajito al oído para retumbar fuertemente en nuestro interior.
Tengo que agradecer a Rumi, Mara y Rita, que me han ayudado a hacer volar los cuentos del libro, dando rienda suelta a la imaginación, el cuerpo y, sobretodo, la ilusión.
Soy consciente del realismo mágico de convivir con los cuentos, su autor y la familia de Bibliotecas Rurales.
La riqueza la mido por el valor de estos encuentros”.